Un pequeña introducción al autor de la obra:

Michael Farady nació un 22 de septiembra de 1791 en Newington Butt, fue un físico y químico británico. Descubrió la inducción magnética, el diagmagnetismo y la electrólisis.

Además de ser uno de los científicos que más admiro, también es una de las causas por las abrí este pequeño blog. Y es que Faraday es una inspiración constante para mí, sobre todo por su amor a la ciencia, a los libros y las constantes ganas de crecer.

Y ahora sín más, pasamos a lo importante, la traducción personal del prólogo del pimer volumen de su obra Investigaciones experimentales en electricidad.

Prólogo:

Fui inducido por diversas circunstancias a recopilar en un solo volumen las catorce series de experimentos científicos en electricidad, los cuales se publicaron  en el Philosophical Transaction en el transcurso de los últimos siete años: la razón principal ha sido el deseo de proporcionar a un precio moderado todos estos trabajos, con un Índice, para aquellos quienes podrían desear tenerlos.

Los lectores  del volumen, espero, serán justos en recordar que no se escribió como una obra completa, sino en partes;  las primeras partes  tienen rara vez  alguna relación conocida al momento con aquellas que podrían seguir  a continuación.

Si el trabajo hubiera sido reescrito, quizás  podría haberse considerado  alterar la forma, pero no habría alterado mucho  lo realmente importante: no se podría considerar, sin embargo, una impresión fiel o una exposición del curso y los resultados de toda la investigación, la cual sólo deseo  facilitar.

Deseo expresar mi gran satisfacción al encontrar, que las distintas partes,  escritas en intervalos durante siete años, armonizan muy bien.  No habría nada en particular en esto, si las partes se hubieran relacionado sólo con asuntos bien determinados antes de que cualquiera de ellos fuera escrito: pero cada una profesa al contener algo del descubrimiento original, o una corrección de las revisiones, me sorprende incluso de forma parcial, que ellos tengan cierto grado de consistencia y una precisión clara y general lo cual parecen tener para mí.

Realicé algunas alteraciones en el texto, pero han sido de manera conjunta de carácter tipográfico o  gramatical, e incluso los mayores cambios, han sido con la intención de explicar el sentido, no de alterarlo.  También he añadido notas a los pies de página, como en la párrafos 59, 360, 439, 521, 552, 598, 657, 883, para la corrección de errores, y también con el propósito ilustrativo, pero todas estas se diferencian  de las notas originales de la Investigación fechada en  diciembre de 1838.

La fecha de un trabajo científico que contiene cualquier  presunción de descubrimiento  es con frecuencia una cuestión seria y de importancia, y es una gran desgracia que muchas comunicaciones valiosas, esenciales para la historia y el progreso de la ciencia, con respecto a la cuales este punto no puede ser ahora determinado.

Esto surge a partir de las circunstancias de trabajos en los cuales parecen tener las mismas pero de manera imprecisa, por ejemplo: fechas de un período anterior al que fue publicado.  Podría referirme a la nota al final de Primera Serie, como una ilustración del tipo de confusión que esto produce.

Estas circunstancias me indujeron a añadir  una fecha al comienzo de cada página, y he razonado justificadamente en utilizar ese lugar por el secretario de la Real Sociedad en cada trabajo tal como fue recibido.

Un autor no tiene derecho, quizás,  de solicitar uno anterior, a menos que haya recibido confirmación de parte de algún acto público o de un oficial

Antes de concluir estas líneas podría pedir  que me dejen hacer una o dos referencias; primero, a mis propios trabajos sobre las rotaciones electromagnéticas en la Revista de la Ciencia, 1822. Xii. 74. 186. 283. 416 y también en mi carta sobre la inducción  electromagnética, li. P 404. Esto podría, como parte del contenido, y sería muy apropiado que aparezca en este volumen, pero podría interferir como una simple impresión de los “Experimentos científicos” de la Philospihical Transactions.

Luego deseo referirme, en relación a la Cuarta Serie en la nueva ley de la electricidad por conducción, los experimentos de Franklin de la conducción del hielo, la cual ha sido separada de manera apropiada por el profesor Bache (revista del Instituto Franklin, 1836. xvii. 183). Esto, lo cual no recuerdo enteramente como su consiguiente efecto, aunque ello de ninguna manera  se anticipa a la expresión de la ley que expresé como el efecto general de la licuefacción en electrolitos, aún no se debería nunca olvidar cuando se habla de la ley como una aplicación al del agua.

Hay dos trabajos científicos a los que deseo ansiosamente referirme, como correcciones o críticas a partes de los Experimentos Científicos. La primera de estas es una realizada por Jacobi (Revista Philosophical, 1838. Xiii. 401) relacionada a la posibilidad de producir una chispa a partir de una par de placas (915). Es un trabajo excelente, y aunque no he repetido los experimentos, la descripción sobre ello me convenció lo suficiente de que debí estar equivocado. El segundo escrito por el excelente filósofo, Marianni (Memoria de la Sociedad Italiana de Módena, xxi. 205), y es una examinación crítica y experimental de la serie viii, y la posibilidad si el contacto metálico es o no productivo como parte de la electricidad de la pila (voltaica). No veo razón para alterar la opinión que di, pero el trabajo es tan valioso, llega a la  pregunta de forma directa, y el punto mismo es de gran importancia, que tengo intención de reanudar la investigación, y si puedo, ofrecer pruebas de un lado o de negarlas completamente.

Otras partes de estas investigaciones recibieron  el honor de recibir críticas de distintos filósofos, a todos los que me siento obligado, y de algunas cuyas correcciones  reconocí en los pies de notas.  No hay duda, que hubo ocasiones en la cuales no sentí la necesidad de hacer dichas aclaraciones, pero el tiempo y el progreso de la ciencia establecerán tales casos; y aunque no puedo decir honestamente que deseaba estar equivocado, aún (todavía) espero fervientemente que el progreso de la ciencia esté en manos de muchos actuales entusiastas que serán en tal caso,  los que nos darán nuevos y otros desarrollos, leyes más generales en sus aplicaciones, que incluso me harán pensar que lo que está escrito e ilustrado en estos experimentos científicos , le pertenece a partes pasadas de la ciencia.

 

Michael Faraday.

Real Institución.

Marzo 1839.

 

Anuncios