Si bien “La era de los Dinosaurios” es muy querida y popular entre el público, lo cierto es que nosotros no estaríamos aquí sin las innovaciones evolutivas que ocurrieron durante “La era de los Peces”. En el período Devónico que abarca del 419, al 358, 9 millones de años,  fue testigo de una diversidad y abundancia a nivel global de los vertebrados con mandíbulas. Pero un nuevo estudio presenta evidencias que los primeros peces con mandíbulas quizás hayan evolucionado mucho antes, durante el período Silúrico con su epicentro en China.

El estudio, publicado en Plos One  por Brian Choo, de la Universidad Flinders y colegas del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de China, describen un nuevo fósil de la Formación Kuanti de Yunnan, del suroeste de China. El pez, nombrado Sparalepis tingi, es un espécimen hermoso y parcialmente articulado, que respalda la idea que esta área de Asia, quizás represente  un auge de la diversificación de los peces óseos, mucho antes de “La era de los Peces” del Devónico.

sparalepis-fossil
Holotipo del Sparalepsis

La Formación Kuanti es rica en fósiles marinos que incluyen corales, moluscos, trilobites como también varios grupos de peces, como los placodermos, los osteíctios y los acantodios. Sólo hasta hace poco, el conocimiento de los peces de esta formación estaba basado en material muy fragmentado. Por ejemplo, un pez óseo de la Formación Kuanti, Naxilepis gracilis, en escamas aisladas. Otro osteíctios, Megamastax amblyodus,  es grande pero fragmentado.

Luego en 2009, Min Zhu (el segundo autor de este artículo) y algunos colegas describieron a Guiyu oneiros, el pez óseo más antiguo con un mosaico de características de los  gnatostomados que alguna vez se le atribuyeron a los placodermos.  En 2013, Zhu et al publicaron sobre el Entelognathus, un maxilar placodermo.  Este estudio taxonómico, está basado en fantásticos especímenes preservados de la Formación Kuanti y con el estudio publicado recientemente,  Sparalepis se convierte en el tercer espécimen articulado de la Formación Kuanti, y el segundo espécimen osteíctios articulado del Silúrico.

Se lo nombró   Sparalepis después de la infantería Sparabara durante el Imperio Persa, debido a la similitud entre la forma de las escamas de estos peces con los escudos que utilizaban estos soldados. Las escamas son altas, fuertes y delgadas con un mecanismo claramente entrelazado.  De Sparalepis se hallaron material post craneal, algunas escamas corporales y algunos elementos de la aleta. Lo que serían los huesos pectoral  funcionan como  soporte a una gran aleta espinal,  así como también grandes espinas dorsales que se preservaron de manera maravillosa en el holotipo.

Muchos de estos caracteres que se observaron en el Sparalepis también los comparte con la especie Guiyu, en particular la espina que da soporte al pectoral y la cintura pélvica dermal que se parece a la de los placodermos. Estos especímenes articulados del Silúrico ayudaron a los investigadores  a resolver otro  problema misterioso, al ayudar a los investigadores a identificar restos aislados de la formación Devónica de  Xitun en Yunnan,  que habían sido atribuidos al enigmático taxón de Psarolepis. (Zhu et al. 2012).

Entonces ¿Qué es lo que distingue a Sparalepis  como especie diferente de otras especies como el Guiyu  y Psarolepis?  Sparalepis  posee  prominentes rebordes  y presenta aberturas de los poros en las superficies dérmicas en todos los huesos grandes y  escamas de tamaño mediano únicas en el  Sparalepis y de las carece como especie Guiyu. Tanto las escamas del Sparalepis como del Guiyu tiene cierto parecido unas con otras, sin embargo se diferencian de las vistas en  la especie Psarolepis.

Lo que es importante de notar acerca de estos peces es que exhiben características que alguna vez se pensaron que  sólo existían aisladas en los placodermos. El mosaico de características vistos tanto en el Sparalepis como en el Guiyu ha provocado que surjan nuevas preguntas sobre la hipótesis evolutivas previas sobre  las relaciones entre los placodermos, los sarcopterigios y los actinopterigios.

El equipo intento abordar las relaciones enigmáticas entre estos peces y proporcionó un conjunto de datos para probar su hipótesis filogenética. Los resultados sugieren que Sparalepis está cercanamente emparentado con Guiyu,  Achoania Psarolepis ;  así se recupera este grupo como base de los sarcopterigios, en un clado supuesto al que se nombró “psarolepids.” Este estudio también provee soporte adicional a la hipótesis que las especies ancestrales de gnatóstomos  poseían cuerpos  parecidos a los placodermos y esas características vistas en los troncos de los sarcopterigios como el Sparalepis  son probablemente condiciones plesiomorficas.

De esta  manera este estudio ayuda a limitar la amplia brecha morfológica en la historia temprana de los vertebrados con mandíbula. Y junto con las pruebas que este estudio provee,  ahora sabemos que la historia comenzó más temprano de lo que una vez se pensó. Gracias a Sparalepis y a Guiyu , se puede apreciar que “La era de los Peces” arribó antes, durante el Silúrico en China.

Fuentes:

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0170929

http://blogs.plos.org/paleocomm/2017/03/08/the-now-older-age-of-fishes-new-bony-fish-from-the-silurian-of-china/

 

 

 

 

Anuncios