Un nuevo estudio publicado en Nature esta semana sostiene que la división del árbol filogenético de los dinosaurios, divididos entre los dinosaurios con “cadera de aves” donde se encuentran especies como el Triceratops o el Estegosaurio y su contraparte, los saurisquios, también conocidos con “cadera de reptil”,  donde se incluyen a especies como Tiranosaurio rex o el Braquiosaurio sugiere que esta división ya no sería válida. Entre otros cambios, propone que los dinosaurios saurópodos, como el Braquiosaurio no está emparentado con los carnívoros, como el Tiranosaurio rex como antes se sugería.

“Si este cambio de libro de texto, resulta un éxito” comenta Thomas Holtz, un paleontólogo de vertebrados de la Universidad de Maryland en College Park “Es sólo una análisis, pero uno muy riguroso”.

Este nuevo estudio evalúa la relación de parentesco entre 74 especies de dinosaurios en largo árbol familiar, y se basa en 450 similares anatómicas, comenta Matthhew Brown, un paleontólogo de vertebrados de la Universidad de Cambridge y líder de este nuevo estudio.

Reagrupación de dinosaurios.

La mayoría de las especies analizadas, vivió dentro de los primeros 100 millones de años que duró el reinado de los dinosaurios. El espécimen más antiguo data de 243 millones de años y el último dinosaurio – junto con otras criaturas- se extinguieron hace 66 millones de años cuando un meteorito impactó en el océano en lo que ahora se conoce como la península de Yucatán,  hoy en día sólo quedaron las aves como los únicos descendientes de estos grandiosos animales.

Lo más notable de la  revisión de Baron y sus colegas, es que se insertó a los terópodos dentro del clado junto con los dinosaurios “caderas de aves” como el Estegosaurio o Triceratops.  El análisis realizado por el equipo indica que ambos clados (tanto terópodos como ornitisquios) comparen 21 rasgos anatómicos , que abarca desde una cresta en la mandíbula superior hasta la fusión de un hueso en particular en sus patas. Para esta nueva reagrupación del árbol genealógico, el equipo resucitó el nombre de un grupo que se propuso primero 1870  pero que luego cayó en el olvido – el  Ornithoscelida – cuya traducción sería vagamente  “miembros de aves”.

Además de trastornar el conocimiento acumulado de hace décadas acerca de las distintas relaciones entre los linajes de los dinosaurios, este nuevo estudio sugiere que los primeros dinosaurios aparecieron alrededor de 247 millones años antes de lo que se pensaba. También sugiere que se podrían haber orginado en lo que hoy se conoce como Norte América más que en Godwana, el sur del super continente Pangea, donde se sospecha que se originaron los dinosaurios.

Una nueva revaloración.

En otras noticias y opiniones, Kevin Padian, un paleontólogo de vertebrados  de la Universidad de California, Berkley,  comenta que los descubrimientos del equipo son   “Una original y provocativa  revaloración del origen y de las relaciones de los dinosaurios”. Y porque Baron tanto como sus colegas utilizaron métodos aceptados, nota que los resultados no se pueden desestimar como una simple opinión diferente o como una mera especulación.  “Esto llevará a las personas nuevamente a las tablas” añadió Padian en una entrevista.

Hans-Dieter Sues, un paleontólogo de vertebrados del Museo de Ciencias Naturales del Instituto  Smithsoniano en Washington DC, comenta que el estudio debería enriquecer la discusión. “Pero  pido cautela y no estoy totalmente de acuerdo con reorganizar el árbol genealógico de los dinosaurios aún” comenta. Por una razón, los análisis paleontológicos de las relaciones entre especies son sumamente delicados a la hora de elegir qué especie se consideraba, como también cuántas elementos anatómicos se incluyen, comenta Sues.

El descubrimiento de nuevas especies de dinosaurios como de restos de especies ya conocidas también podría llevar a  nuevos análisis de vuelta a disposiciones ya aceptadas del linaje de los dinosaurios, dice Sues. En años recientes, en América del Sur se han producido un aluvión de descubrimientos de dinosaurios. Y agrega, tanto en las rocas sedimentarias y tempranas de Norte América como de América del Sur aún queda mucho por explorar. 

Y comenta al final “En muchas regiones del mundo, aún hay mucho que no sabemos del registro fósil”.

padian-fig-ONLINE2

 

Fuentes:

http://www.nature.com/news/dinosaur-family-tree-poised-for-colossal-shake-up-1.21681

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios